«emepolis» en Idealista

Imagina trabajar en una oficina donde la temperatura es constante. Donde en verano no hace un frío que pela ni en invierno un calor de infarto. En Sollana, un municipio de Valencia, se encuentra la que va a ser la primera oficina de consumo casi nulo, construida bajo el estándar ‘Passivhaus’. El ahorro en la factura energética es del 80% con respecto a una oficina convencional y una vivienda.
Cuando el estudio de arquitectura Emmepolis Novecento propuso al Grupo Antolín construir su nueva oficina en el municipio valenciano de Sollana lo hizo bajo la premisa de que el sobrecoste de la construcción, que es de entre un 2% y
un 5%, se amortiza en tres o cinco años. Bruno Gutiérrez y Emilio Sánchez, socios del estudio, aseguran que el estándar ‘Passivhaus’ es sinónimo de una buena calidad en la construcción.
Las características principales de este estándar de origen alemán es su gran aislamiento térmico, para garantizar una buena calidad del aire interior y reducir el consumo energético en gran medida. El reto que ha tenido Emmepolis Novecento es levantar un edificio ‘Passivhaus’ en un clima cálido como es el valenciano. Esta oficina se encuentra en un polígono industrial cercano al Parque Natural de la Albufera. La clave ha sido apoyarse en la refrigeración nocturna. “Aprovechamos la ventilación cruzada y para ello hemos proyectado dos patios interiores”, señala Bruno Gutiérrez.
Los arquitectos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados: